miércoles, abril 26, 2006

Sigue siendo muy popular este chiste....

Estaba El Peje hablando en el Zócalo capitalino y de
pronto se aparece Jesucristo bajando lentamente del
cielo. Se pone a un lado del Peje y le susurra algo al
oído.

Entonces López Obrador dirigiéndose a la multitud,
dice:


¡Atiendan!, acaaa... Jesucrihghto mandado por el
Diohgh mihghmo... quiere decirlehgh algo.

Jesucristo tomando el micrófono dice:


Habitantes de la Ciudad de la Esperanza: ¿No es
cierto que así como yo multipliqué el pan y los peces
para dar de comer a todos, este hombre trajo los
bonos de ayuda a gente de la tercera edad, para que
todos comieran por igual?.


El pueblo responde: Sí!!

¿No es cierto, que igual que yo anduve entre los
fariseos, él anda acompañado de unos ladrones?

El pueblo nuevamente responde: Síí!!

¿No fue traicionado por Bejarano como yo lo fui por
Judas?"

El pueblo frenético responde: SIIIIIIIIIIIIIIII

¿Se le conoce como el rayito de esperanza, como a mi
se me conoció como El Mesías?

El pueblo responde (ya enloquecido y emocionado):
SÍIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!!!!!

Entonces, ¿qué esperan para crucificar a este hijo
de la CH........DA???

Saludos!!! Patty Diaz de Chihuahua chih.

1 comentario:

Anónimo dijo...

deberimos crucificarlos a todos,y lavarnos las manos.....